- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Dos vecinas critican hasta sentirse mal

ADMITEN QUE SE PASARON BASTANTE

Macarena y Julita, vecinas del distrito madrileño de Chamartín, coincidieron ayer por la mañana en la entrada de un supermercado y, tras comentar aspectos generales del clima, analizaron en profundidad la situación familiar de una amiga en común. Dicha situación, según ellas, podría haberse evitado si la amiga hubiese tenido otra actitud ante la vida. Tras comprobar que ambas estaban de acuerdo en este punto, Macarena y Julita prosiguieron con el análisis y acabaron aplicando adjetivos duros e incluso injuriosos para referirse a la que, en teoría, era su amiga. La situación derivó en un malestar generalizado que tiñó la conversación de un amargo sentimiento de culpa.

«Ambas fueron objeto de un fenómeno más o menos común que, como los desastres naturales, puede manifestarse en ocasiones de forma virulenta y desproporcionada. Se intenta valorar de manera ecuánime un suceso que atañe a la vida de un ser querido y, poco a poco, se acaba culpando a esta persona de todos sus males. Ello provoca en la persona que está criticando una paradoja que consiste en injuriar a alguien a quien se aprecia. Y las paradojas, obviamente, producen confusión y angustia» argumenta el psicólogo Ricardo Nerea, experto en resolución de conflictos vecinales.

Según los testigos que presenciaron la malograda charla, las dos vecinas supieron reponerse y reaccionaron de forma inteligente ante lo que había pasado decidiendo organizar una comida entre amigas en la que, por supuesto, se invitaría a la persona criticada.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.

Últimas publicaciones