Italia ha recibido el temblor con abrazos y expresiones de júbilo.
La península italiana se ha visto sacudida hoy por un ligero movimiento tectónico cuyas consecuencias se han podido oír de buena mañana en todo el territorio afectado en forma de leves gemidos superpuestos. En el epicentro del seísmo, situado en Calabria, se han producido orgasmos de 11’5 en la escala del sexo que han obligado a numerosas ciudadanas a interrumpir su actividad laboral para reponerse y fumar un cigarro.

Aunque el incidente no ha tenido más efectos que una momentánea estimulación genital, hay quien critica la falta de previsión de los expertos: “A mí me ha sorprendido en el callista, pero si lo llego a saber me hubiera quedado en casa y hubiera puesto música romántica” declara una afectada. Otras personas, en cambio, se deleitan con el recuerdo de lo sucedido y describen el seísmo como “la suave caricia de la diosa Gea”.

Los geólogos aseguran que el incidente no tiene demasiada relevancia por tratarse de una actividad sísmica puntual y poco intensa pero, aún así, muchas italianas han exigido que se investiguen métodos de predicción para poder programar su agenda. De hecho, las calles de Calabria se han llenado de mujeres con la mirada perdida que se preparan para las próximas palpitaciones.

“Esta vez yo no he sido”, declara Berlusconi.

Como viene siendo habitual, el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ha querido aportar su visión de los hechos y ha asegurado que esta vez no ha sido él quien ha causado orgasmos simultáneos a varias italianas. “De todos modos, me alegra saber que cuando estoy fuera del país las chicas también se divierten”, ha añadido.