Bertle Romero, inventor australiano de origen español, ha patentado un artilugio que, mediante un complejo sistema de espejos, permite mantener una cita con dos mujeres al mismo tiempo sin que ninguna de ellas se percate de la presencia de la otra. Muy criticado desde sectores conservadores por fomentar la infidelidad, Romero defiende que “el fin del Dual Talk no es necesariamente el ligoteo, permite hacer negocios con varias interlocutoras sin tener que repetir mil veces lo mismo”. El australiano admite que su creación sólo funciona con mujeres “porque un tío se daría cuenta rápido de todo el tinglado. Las tías ven un espejo y sólo miran si tienen puntos negros o espinillas, no preguntan qué hay detrás”.

“Me fascina y me avergüenza al mismo tiempo que el señor Romero esté tan seguro de que una mujer no podrá descubrir el engaño y en cambio un hombre sí. Su machismo me repugna. Además los hombres, precisamente, tienen serias dificultades a la hora de hacer dos cosas a la vez, imagínense una doble cita simultánea” declaro ayer la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, aprovechando que Bertle Romero presentaba su nuevo producto en el Circulo de Bellas Artes de Madrid. El australiano no dudó en replicar que “ahora mismo, mientras habla, la señora Aído ha sido incapaz de detectar la presencia del Dual Talk y no sabe que, al tiempo que me río en su cara, me estoy riendo en la cara de todas las demás feministas”.

Dejando a un lado la amarga polémica, Romero ha asegurado que está recibiendo encargos de todos los rincones del mundo. “Hay mucha gente que lleva una doble vida y sin duda el Dual Talk les hará más llevadera la situación. Si eres listo y lo adquieres verás que, cuando te pregunten en qué piensas, sólo deberás responder una vez. Y en una misma cena podrás ir viendo con cuál de las dos mujeres que tienes delante tienes más posibilidades de… congeniar. No hay que quedar más veces, se matan dos pájaros de un tiro”.