- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Rechazan a un ligón por «entrar a saco»

"SÓLO PEDÍ QUE ME ENSEÑARA LAS TETAS", SE QUEJA EL AGREDIDO

Antonio M. nunca había tenido problemas en sus maniobras de seducción.
Antonio M. sufrió ayer en la sala Wurlitzer Ballroom de Madrid lo que en sus propias palabras constituye «una gravísima agresión psicológica totalmente gratuita que ha minado mi autoestima de manera irreparable». Al parecer, la víctima se acercó a una chica «que tomaba una copa en la barra con una clara actitud de decir ‘eh, estoy aquí tomando una copa en la barra'» y cuando el agredido le pidió «con cierto decoro pero sin eufemismos» que le enseñara los pechos, recibió como respuesta la humillación pública.

El acto de agresión se concretó en una dramatización por parte de la chica, que se levantó del taburete en el que estaba sentada y profirió gritos e improperios dirigidos a Antonio M. «y a mi propia madre, a la que llegó a llamar puta». Según el psicólogo Roberto Libertino, experto en conductas de flirteo, «la agresora descargó su furia contra aquel a quien en realidad debía contentar probablemente porque ya vino de casa con desórdenes emocionales severos. Si es realmente cierto que el agredido sólo le dijo ‘demuestra que me quieres y enséñame las tetas’, lo que aquella muchacha hizo anoche no es otra cosa que una demostración de violencia gratuita».

«Hoy en día las chicas no tienen alma».

El suceso de ayer es, según Atonio M., «una muestra exagerada de cierta tendencia al rechazo que tienen hoy en día las chavalas, que van de desalmadas porque lo ven en las películas esas de vampiros que están de moda. Son muchos los ligones que, como yo, son tratados como imbéciles cuando plantean a una mujer la posibilidad de follar hasta echar la pota, por decirlo claramente, pero todos sabemos que los poemas de Lord Byron no son lo que ellas esperan. Ante esta paradoja, sólo nos queda pedir ayuda a los expertos para que traten a esas chicas y les enseñen a relacionarse con las personas».

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.