- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Ildefonso Sánchez Cadenas: «El Miembro Dinámico»

OBITUARIO

Cuando la pornografía estaba reservada a las clases pudientes y al clero, las películas que se rodaban no tenían nada que envidiar a las actuales, salvo el color y el sonido. Eran tiempos duros. Ildefonso Sánchez, nacido en 1913, empezó en la industria del cine como todos, ayudando a llevar bobinas y ordenando los almacenes de los estudios. La casualidad hizo que durante el rodaje de “La lozana andaluza quiere más” el actor principal se sintiera indispuesto. Por allí andaba el joven Ildefonso, que guardaba un gran parecido con el actor, y le brindaron la oportunidad.

A sus veinte años asombró a todos eyaculando en abundancia sobre Maruja Céspedes, la actriz estrella de la época. Rápidamente se le abrió al joven una carrera que incluyó títulos como “Lo que ud. quiera, vuecencia”, “La más descarada entre mil” y el título que le dio fama internacional, “El miembro dinámico”. Ildefonso Sánchez se ganó el apodo que ya no le abandonaría durante toda su vida con una gran habilidad para eyacular mucho y hacia donde él quisiera. Su control del semen era tal que durante quince años fue Campeón Europeo de eyacular lejos, sólo interrumpido durante los años de la guerra, y diecisiete veces Campeón Absoluto de eyacular mucho. Llegó a dos finales mundiales, que perdió por puntos contra la estrella norteamericana Anthony Montello.

“Las actrices estaban encantadas de trabajar con él, porque además de un excelente eyaculador era un verdadero caballero”, explica su viuda, Mercedes. En efecto, solía susurrarles promesas de amor y de matrimonio y las comparaba con flores, para finalmente eyacular escribiendo sus nombres con el dibujo de una paloma sorbiendo agua de la fuente de Ayllón, su pueblo natal.

Llegó a interpretar tres películas en Estados Unidos, pero el ambiente de Hollywood no le atraía, siendo él un hombre tradicional y enraizado a su tierra segoviana y española. Entre los suyos se encontraba a gusto, y acababa siempre sus filmes eyaculando su célebre “Ildefonso Sánchez Cadenas, para servirle a usted”.