La Organización Mundial de la Salud ha advertido que, si los hábitos alimenticios en España siguen la tendencia actual, en 2020 la mayoría de las españolas sufrirá obesidad “y dará bastante asco por mucho que los toneles con tejanos acaben integrando el paisaje urbano”, en palabras de la directora general de la institución, Margaret Chang. El Ministerio de Sanidad lanzará una serie de campañas de concienciación dirigidas también a los hombres “que equivocadamente quitan hierro al asunto cuando sus esposas se miran al espejo y gritan ‘gorda, gorda, soy una gorda horrible'”.

La asociación “Obesas como portaaviones por la democracia” ha emitido un comunicado en el que tilda de “tendenciosas y despectivas” las conclusiones de la OMS al tiempo que reclama “menos fomento de la anorexia y más legitimación de la gordura en entornos hostiles”. Trinidad Jiménez, ministra de Sanidad, ha admitido que “la obesidad no es mala siempre que salga en esos cuadros de tonos pastel que hay en el Prado, pero desde luego es contradictoria en un país cuya capital aspira a albergar unos Juegos Olímpicos en los que, al paso que vamos, sólo ganaríamos en lanzamiento de jabalina”.