- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Cuatro de cada diez españoles tienen Meninas en la laringe

ALGUNOS CATALANES BUSCAN AL "PATUFET" EN SU ORGANISMO

La «Revista Española de Salud Pública» ha presentado hoy los resultados de una investigación sobre las afecciones más comunes de los españoles concluyendo que el cuarenta por ciento de la población tiene Meninas en la laringe, habitualmente situadas entre las vértebras cervicales C5 y C6. «No impiden que se haga vida normal, aunque sí producen sequedad de boca y en ocasiones hacen que el cuello vibre más de lo habitual cuando se grita» explica el doctor Manuel Delgado, especialista en otorrinolaringología. «Por lo tanto, el facultativo suele recomendar al paciente que beba mucha agua y que baje la voz. A veces ni siquiera se fija en que están las Meninas por ahí. Como es algo tan español, no se percibe como cuerpo extraño», añade. «Me diagnosticaron una meningitis y se dieron cuenta finalmente de que no eran las meninges las que estaban inflamadas, sino las Meninas, que habían engordado como tres kilos cada una. Respiré aliviado porque eso se soluciona cambiando la dieta» explica uno de los pacientes que participó en el estudio.

Al tratarse de una afección muy leve, la noticia no hubiera constituido más que una anécdota curiosa. Sin embargo, la reacción que ha provocado en ciertos sectores nacionalistas ha dado al estudio una dimensión política e ideológica que no se esperaba. «Tenemos las consultas saturadas de catalanes que quieren saber si tienen a las Meninas en su laringe para pedir que les sean extirpadas. Están en su derecho, obviamente, pero colapsan el sistema sanitario habiendo casos mucho más graves» se queja una enfermera en un centro de asistencia primaria de Badalona. Para evitar el caos, el gobierno estudia facilitar a los ciudadanos un test de detección casero, pero aún no está desarrollado. «Recomendamos a la gente que no intente agarrar a las Meninas con la mano. No suele dar resultados, puede desencajarse uno la mandíbula y sufrir lesiones en las mucosas y el cartílago, que es muy delicado. Pedimos paciencia y serenidad» ha advertido Marina Geli, consellera de Salut.

Aparte del temor a tener símbolos de la cultura española en el propio cuerpo, muchos nacionalistas catalanes buscan desesperadamente en su organismo representaciones de su tradición. «Si estudiamos algunos textos antiguos parece posible que el Patufet, protagonista de ese cuento popular catalán que sale de compras y acaba siendo cagado por un buey, forme parte de nuestra corporeidad. Pero la ciencia lo confirmará» explica Jofre Vall, experto filólogo catalán. El único avistamiento de símbolos catalanes en un organismo humano data de 1995, cuando un señor de Juneda declaró haber defecado al negro de Banyoles. El rápido deterioro del ejemplar sospechoso impidió que se confirmara la hipótesis, por lo que la anécdota pasó a engrosar la larga lista de leyendas urbanas sobre negros y catalanes.