Evita situaciones embarazosas.


Evita situaciones embarazosas.
El avance tecnológico parece que pondrá fin al clásico dilema que se produce en el transporte público cuando uno no sabe si ceder el asiento a una presunta embarazada, arriesgándose así a que se trate en realidad de una gorda que pueda sentirse ofendida por la confusión. Gracias a un pequeño dispositivo de bolsillo que vibra cuando detecta a una mujer encinta, desaparecerán las dudas. “Lo diseñamos con la idea de que fuera utilizado como detector del embarazo, en vez del rudimentario test de orina. Pero, como siempre, ha sido el propio consumidor quien ha marcado la verdadera utilidad del aparato” declara Jeff Grant, desarrollador del VibraBirth.

Aunque el invento ha sido muy bien recibido -de hecho, las primeras unidades se agotaron a los tres días de haber salido al mercado- también se han constatado sus limitaciones: “si tienes la mala suerte de toparte con dos gordas y el aparato vibra, no sabes qué hacer. Sí sabes obviamente que te tienes que levantar, pero con eso obligas a la obesa a reconocer que el asiento no es para ella, y esa humillación no se la deseo a nadie” explica Antonio Robles, uno de los primeros usuarios del VibraBirth en España. “El hecho de que vibre como un móvil hace que, cuando notas la vibración en el bolsillo, dudes por un momento si tienes que contestar al teléfono o si te tienes que levantar porque hay una embarazada por ahí”, añade Robles. De hecho, no es raro ver estos días en el transporte público a personas que se levantan de improviso de su asiento, cogen el teléfono del bolsillo y se vuelven a sentar avergonzados.