- La actualidad del mañana -
- La actualidad del mañana -

Conejos adiestrados harán de recogepelotas

VARIAS ASOCIACIONES SE OPONEN A LA MEDIDA

Esta es la imagen que ha difundido la ATP para enternecer a sus detractores.

«Sientes un profundo escalofrío, es difícil de explicar. Se te sale el espíritu por la boca». Así de cruda es la descripción que ofrece Robert Balash del impacto de una pelota de tenis en la zona genital. «No he mirado aún. Imagino que estará muy morado. Pero no quiero mirar», ha añadido. La dureza de estas declaraciones no ha impedido que varias asociaciones por la protección de los animales, entre ellas la PETA, hayan expresado su más profundo desacuerdo con la medida que pretende instaurar la Asociación de Tenis Profesional (ATP). «Esto no es nuevo. Cuando lo de la Guerra del Golfo algunos ya pretendieron enviar a una manada de avestruces a hacer el trabajo sucio, y no se les toleró. Tampoco lo conseguirán ahora», ha asegurado Dolores Parmalat, portavoz de PETA en España. La empresa que ha patentado el servicio, cuyo nombre no ha trascendido por el momento, insiste en la ausencia total de peligro para los conejos. «Hemos calculado que un conejo presenta una resistencia asombrosa a los golpes, ciertos estudios defienden que si las Torres Gemelas hubieran estado repletas de conejos en vez de personas, hubieran sobrevivido. No es que queramos rellenar las oficinas de conejos, pero sí creemos que en el tenis pueden ofrecer un gran servicio», ha afirmado el portavoz de la compañía. Él mismo ha reconocido, eso sí, que «estamos teniendo algunas dificultades para que el conejo distinga entre la izquierda y la derecha, aunque no descartamos que sea porque nos han servido una remesa de conejos disléxicos, que también los hay». La ATP sigue convencida de que la protección de los jóvenes recogepelotas es prioritaria frente a la integridad de los conejos, y piensa seguir adelante.

Tú haces posible la Verdad

Sin ti, el periodismo del mañana es imposible. Nuestros suscriptores nos permiten seguir ofreciendo el mejor periodismo libre de presiones y banners publicitarios.