Diciendo que ya está más fuera que dentro, un trabajador de Jenkins&Co. al que todavía le faltan tres semanas para disfrutar de sus vacaciones ha empezado a acudir al trabajo con la almohadilla de viaje ya puesta, según han informado diversos compañeros. “Vamos, vamos, que ya me quedan pocos días y quiero dejarme todos los temas cerraditos”, ha dicho, pese a que todavía le quedan 15 días laborables hasta dejar de trabajar, por lo que tendrá tiempo, no solo de cerrar todos “los temas”, sino de abrir y cerrar algunos nuevos.

“Esto se queda para septiembre”, ha dicho en referencia a unos informes que tiene que presentar la semana que viene, cuando todavía no estará de vacaciones. Según sus compañeros también lleva algunos días despidiéndose al grito de “nos vemos a la vuelta”.

Al cierre de la edición, Garcés ha empezado a pasearse por la oficina arrastrando una maleta con una mano y con los billetes del vuelo en la otra, por lo no está disponible para desempeñar ningún tipo de tarea.