Un espontáneo del Mundial de Rusia habría aprovechado que Mónica Carillo, periodista de Antena 3 Noticias, estaba haciendo su trabajo para subir a un avión, aterrizar en Madrid, coger un taxi hasta los estudios de Antena 3 en San Sebastián de los Reyes, burlar la seguridad y colarse en el plató de los informativos para darle un beso en la mejilla a la presentadora. “Eeehhhhhhhh… guapaaaaa…. ¡Forza Italiaaaaa!!! ¡AAaaahhhh!”, ha dicho el aficionado saludando a cámara un segundo antes de desaparecer.

“No te pongas así, que es solo un besito. ¡No es para tanto! ¡No es para tanto!”, se le ha escuchado decir al aficionado, que ya se disponía a volver a San Petersburgo con sus amigotes.

Las quejas de Carrillo ante el acoso han despertado un alud de comentarios en defensa del aficionado, de quien se considera que solo hizo “el típico gesto de cuando ves que están grabando y te acercas al plató de televisión para salir en televisión al lado de una chica guapa en plan broma”.