Viendo con horror cómo se ha cumplido la profecía y el edificio entero ha empezado a ser pasto de las llamas, los propietarios del hotel ‘Crowne Plaza’ han expresado su preocupación ante la posibilidad de que el hotel esté maldito y condenado a arder para siempre después de haberlo construido sobre una antigua hoguera india.

“Todo el mundo nos alertó de que no debíamos construir ahí… porque los terrenos estaban en llamas, pero no escuchamos”, explica el propietario, Mark Nelson, que ahora se arrepiente de no haber hecho caso a los ancianos del lugar, que le aseguraron que esos campos ardían e incluso le señalaron la propia hoguera.

“Había fuego y aún así seguimos construyendo”, lamenta el propietario. “Docenas de obreros murieron envueltos en llamas durante las obras y aún así no supimos leer las señales, que ahora parecen obvias”, reconoce.

“Toda esta mala suerte no puede ser una coincidencia: estos terrenos están habitados por el fuego”, explica un trabajador del hotel que denunció a la policía y a los bomberos la presencia de llamas descontroladas.

Los propietarios del hotel han decidido huir de la hoguera india cuanto antes y lamentan su atrevimiento, por lo que su próximo proyecto urbanístico será levantado sobre una antigua fosa séptica india.