Diciendo que es “por coherencia”, la red ferroviaria española ha anunciado esta mañana en su cuenta oficial de Twitter que a partir de ahora el vagón silencioso de sus trenes AVE contará con auriculares gratuitos que “solo emitirán susurros” y “versiones a sottovoce de la música que el viajero esté escuchando”.

Según Rafael Carmona, directivo de la empresa, con este artilugio en la oreja un ser humano podría escuchar un programa entero de Sálvame sin sufrir ningún sobresalto. “Los tertulianos parece que hablen a susurros, quedamente, con suavidad y sin gritos”, explica.

Las buenas críticas de los pasajeros no se han hecho esperar. Francisco Gil, cliente habitual del vagón silencioso, señala las ventajas de contar con este nuevo producto. “Son tan silenciosos que el propio motor del tren eclipsa el sonido de cualquier cosa que intentes escuchar con ellos”, asegura. “Además, es útil llevarlos puestos para disuadir a cualquier viajero que desee entablar conversación”, agrega.

Como ventaja adicional, estos auriculares susurrantes cuentan con un cable lo suficientemente resistente para estrangular con él al compañero de asiento en caso de que, contraviniendo las normas del vagón, se ponga a hablar por el móvil.

Actualmente, el departamento de I+D de la operadora ferroviaria está intentando solventar el único inconveniente que presenta el mencionado cable. Al parecer, tiende a enredarse con la misma tenacidad que el de los auriculares normales, lo cual provoca que los viajeros interrumpan el silencio del vagón con unos gritos de desesperación que, según Gil, recuerdan mucho a los que él mismo profirió cuando intentó comprar su billete en la web de Renfe.