Con la llegada del calor millones de españoles sin aire acondicionado se ven obligados a abrir las ventanas de su casa, lo que facilita la entrada de las ondas sonoras emitidas por sus vecinos. A continuación enumeramos los ruidos más comunes que escuchan los españoles en sus casas:

Aaaaachú. Salud. Gracias. De nada. 40 años de matrimonio y tus vecinos de arriba siguen tratándose como dos desconocidos. Ambos tienen algo de alergia al polen, así que este sonido se escucha entre 100 y 120 veces al día.

¡Estoy en el lavabo! Cada mañana, a las 8:30 horas, a un vecino en un edificio no localizado le gusta informar a gritos de que está en el interior de un lavabo.

BROOOOOMMMM BROMMMMMM CATACLONK CATACLONK. Este sonido también puede venir acompañado de gritos y de silbidos. Cada noche, justo cuando estás a punto de conciliar el sueño, llega el camión de la basura. Los martes y jueves escucharás varios: no te preocupes, suelen hacer el descanso justo en un bar debajo de tu casa.

¡Ah! ¡Aaaah! ¡Sí! ¡Oooh! ¡Sí! ¡Más! ¡Máaaas! Tú crees que son dos vecinos manteniendo relaciones sexuales, pero en realidad son los graznidos de las gaviotas. Deberías salir más de tu casa.

CRIUMMM CRIUMM SASASA. Todavía no se sabe si es una persiana estropeada o una ventana que no cierra bien. Hay quien considera que puede ser un ventilador que se atranca. Lo único que se puede decir a ciencia cierta es que es un sonido muy molesto.

PIUM PIUM PIUM. Mucha gente cree que este ruido se debe a los disparos que se producen durante los enfrentamientos entre bandas callejeras; en realidad es un vecino que no tiene ni idea de cómo tocar la guitarra.

PIRURI PIRURI. Cada tarde, un vecino no identificado repite estos fonemas sin aparente significado.

¡Gooool! Afortunadamente, la Selección Española ahora es pésima, pero en otros años escuchar este sonido era algo muy recurrente y molesto.

¡Aaaaaaaaah! ¡Satanás! Poco más que añadir, todos tenemos un vecino paranoico que cree que es atacado diariamente por el diablo.

¡Joseeeeee! No sabemos quién es José ni dónde se mete, pero hay alguien que lleva mucho tiempo buscándolo.