Un estudio encargado por Idealista confirma que el elevado precio de los alquileres en España hace que muchas familias opten por trasladarse a una zona azul, pues les resulta más barato ir echando monedas cada dos horas. Si estás pensando en mudarte a una, te ofrecemos una serie de pros y contras.

Ventajas:

  • Fresquito en verano. Al no tener paredes ni techo, cualquier brisa por pequeña que sea refrescará tu nuevo hogar, sin necesidad de aire acondicionado.
  • No hay que limpiar las ventanas.
  • Es gratis a partir de las 20:00 horas, y los domingos.
  • Da menos pereza ir a tirar la basura por la noche.
  • El precio es estándar. Cuesta lo mismo en el centro de la ciudad que en las afueras.
  • Si tienes hijos adolescentes, se acabaron los portazos cuando se enfaden y se encierren en su habitación.
  • No es tan molesto si el perro se orina en casa.
  • Puedes ver las estrellas (solo de noche).
  • No tienes que colgar ese cuadro horrible que te regalaron los suegros para la boda.
  • Ideal para gente mayor a la que le cuesta subir escaleras.
  • No hay vecinos de arriba que caminen con tacones a las 3 de la mañana.
  • Inconvenientes:

  • Frío en invierno, pero las batamantas están muy baratas.
  • Tener que levantarte cada dos horas para meter monedas en el parquímetro.
  • Poca intimidad a la hora de hacer de vientre o practicar el coito.
  • Ratas y cucarachas poco amigables.
  • No conviene tener nada de valor (teles de plasma, portátiles caros…) si no va a haber nadie en la zona azul vigilándolo.
  • El tresillo puede estropearse en caso de lluvia.
  • En caso de abandonar el domicilio durante unas horas, puede que un coche haya okupado tu casa.
  • No tiene armarios empotrados ni altillo.
  • No hay enchufes.
  • Debes abandonar el hogar si hay una maratón o una cabalgata que pase por tu calle.
  • Al no haber paredes ni puertas, no puedes fingir que no hay nadie si vienen los testigos de Jehová.
  • No tiene parqué.
  •