El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), dado a conocer esta mañana, asegura que “vivir arrodillado” supera por primera vez a “morir de pie” como preferencia entre los españoles. Según la encuesta, son cada vez más los que admiten que morir, de pie o en cualquier otra postura, es peor que vivir, arrodillado o en cualquier otra postura.

El 85% de los encuestados afirma que la idea de preferir la muerte a una vida bajo el sometimiento “es bonita poéticamente”, pero de ellos sólo un 2% llevaría esta idea a la práctica. “No nos hagamos los héroes tampoco”, sentencian los españoles.

“Arrodillado tampoco se está tan mal, no es como si te obligaran a estar en cuclillas”, declara Rubén Martínez, un encuestado natural de Córdoba. “Yo de pie me canso, la lucha debe centrarse en vivir sentado, quizás en el futuro incluso tumbados, pero de momento de rodillas no se está tan mal”, precisa.

El Centro de Investigaciones Sociológicas también ha comprobado que el número de cosas que tendrían que pasar por encima del cadáver de los españoles se ha reducido prácticamente a cero. “Que pase lo que tenga que pasar, pero si pasa por encima de mí, prefiero estar vivo aunque sea desagradable, ya me apañaré”, confirma Martínez.