Tras más de 50 años volando con Iberia, Fernando Corrales, un distinguido cliente del programa de puntos Iberia Plus, ha sido recompensado esta semana por su fidelidad con la compañía y ha recibido un Boeing 747 de regalo. “No tendrá que sacarse el carnet porque acumula tantas horas de vuelo que ya le convalida para pilotarlo”, anuncian desde la aerolínea.

Corrales tenía más de 100 millones de ‘Avios’, la moneda propia con la que Iberia agasaja a sus viajeros más frecuentes; por ello, a la compañía ya le salía más a cuenta regalarle el avión que seguir ofreciéndole vuelos gratis. “Al menos así el combustible se lo paga él”, reconoce Luis Gallego, director ejecutivo. El cliente de momento ha anunciado que seguirá viajando con Iberia porque “aparcar el avión en la calle es muy complicado”. Confiesa que, para estacionarlo, ha tenido que sobrevolar el barrio de Chamberí dos horas hasta encontrar hueco “y tendré que moverlo en un rato porque está en zona azul”.

Aunque agradece la fidelidad del pasajero, Iberia cree que, si sigue volando a ese ritmo, habrá que entregarle su propia terminal en el aeropuerto de Barajas, que podría pasar a llamarse Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez Fernando Corrales. “Este hombre es tan fiel a nuestra compañía que ha llegado a hacer dobles escalas para llegar a ciudades en las que todavía no operamos”, explica Gallego. “Ha visto crecer a nuestras azafatas y jubilarse a nuestros pilotos”, continúa. “Los bebés que un día lloraron a su lado ahora son empresarios que se sientan en primera clase con él”, concluye.

“Desde principios de este año, Corrales ha entrado en el Ibex-35 porque él solo ya tiene más valor que Iberia”, reconocen desde la aerolínea.