Ha dimitido como presidente del Gobierno y ha empezado a opositar para el cargo porque, según explica, su responsabilidad le impide permitir que Rajoy continúe registrando propiedades “ni un segundo más”. En el discurso en el que Sánchez anunció su intención de arrebatar a Rajoy el trabajo, el líder del PSOE lamentó no contar con el apoyo de Ciudadanos, que ya ha mostrado su desacuerdo con el movimiento del político socialista. “Lo importante es echar a Rajoy de Santa Pola”, insiste Sánchez, que se muestra muy confiado en sus posibilidades de ganar las oposiciones en una nueva moción de censura contra el expolítico gallego.

“Empecé a estudiar en el mismo momento en el que Rajoy fue expulsado de La Moncloa y los españoles supieron que se iría a Santa Pola para volver a ser registrador de la propiedad”, dijo el presidente del Gobierno ayer al anunciar sus intenciones.

Rajoy ha adelantado que no piensa dimitir y que, si Sánchez le echa de Santa Pola, se limitará a recuperar su antiguo trabajo al frente de la presidencia del Gobierno.