Pese a que ya han pasado dos días desde la investidura de Pedro Sánchez como nuevo presidente del Gobierno en un acto en el Palacio de la Zarzuela, puesto que el socialista prometió su cargo sin Biblia ni crucifijo, Dios Nuestro Señor, omnipotente, omnisciente y omnipresente, no se ha enterado del cambio y sigue pensando que el presidente de España es Mariano Rajoy.

“Vacilar así al Todopoderoso es un acto de temeridad que no quedará sin respuesta”, asegura la Conferencia Episcopal en un comunicado difundido esta mañana. Varios teólogos han insistido en que Sánchez no cuenta con la protección del Altísimo mientras que Mariano Rajoy sigue amparado por la divinidad como si aún dependieran de él todos los españoles. “Alguien tendrá que informar al Señor y explicarle por qué no se le invitó al acto de investidura”, reconocen las máximas autoridades de la Iglesia en España.

El Vaticano ha confirmado que, tras descansar ayer domingo, el Creador Supremo ha detectado este lunes una carga muy elevada de ruegos y oraciones procedentes de España, en su mayoría de votantes desesperados del Partido Popular. “Algo se está oliendo ya, tarde o temprano lo va a saber y es difícil predecir cómo reaccionará”, ha declarado el propio Papa Francisco durante la misa de las once celebrada en la Ciudad del Vaticano.

El hecho de que Dios no esté al tanto del cambio de Gobierno explicaría también que los valores del IBEX-35 no se hayan desplomado, algo que todos los analistas daban por sentado. “La ira de Dios caerá sobre la economía española, el señor Sánchez ha jugado con fuego y nos vamos a quemar con él”, sentencia la Conferencia Episcopal.