En pleno caos por la ausencia de una política migratoria común en Europa, los barcos llenos de inmigrantes que quieren ser recibidos en Italia por el Ministro del Interior, Matteo Salvini, están optando por izar banderas nazis en sus embarcaciones y presentarse como seguidores de la Liga Norte que vienen “de tierras remotas” a apoyar al partido. La estrategia, iniciada esta semana, ha servido ya a tres centenares de refugiados, a los que Salvini no ha dudado en describir como “amigos patriotas de allende los mares”.

Camuflados bajo banderas italianas, esvásticas y uniformes militares, los primeros 327 inmigrantes subsaharianos llegados a bordo del barco Mussolini han logrado ocultar su color de piel y ya se encuentran en la costa italiana. Nadie sabe exactamente cuánto tiempo tardará Salvini en descubrir que los recién llegados no son nazis. De momento, el político se plantea incorporarlos a su gobierno “por cuestiones humanitarias”.

“Es normal que vengan de fuera a defender nuestras fronteras en un momento en el que están claramente amenazadas”, argumenta Salvini. “Esto es la cooperación internacional bien entendida”, sentencia. “Dicen los del Centro de Rescates de Roma que mañana llega el barco Heil Hitler con más voluntarios”, informaba emocionado a primera hora de la tarde.

El ministro del Interior planea organizar mañana un encuentro con los refugiados nazis “para vernos las caras y definir una estrategia común de colaboración”.