Soledad Gallego-Díaz (Madrid, 1668) ha prometido su cargo esta mañana frente al Sagrado Consejo de Administración de El País tras ser elegida nueva directora del rotativo en sustitución de Antonio Caño. Es la primera vez que una mujer comparece frente a los siete sabios sin los ojos vendados para jurar fidelidad al grupo Prisa, y lo ha hecho además sin posar su mano sobre el Necronomicón, como hicieron sus antecesores. Tampoco ha habido velas negras ni referencia alguna a Los Antiguos.

Soledad Gallego-Díaz es la sexta persona que ocupa la dirección de El País. Juan Luis Cebrián “El Oscuro” la desempeñó desde la fundación del diario, en 1976, hasta 1988, completando la Era de la Sagrada Transición. Lo sustituyó Joaquín Estefanía, seguidor de Orath El Viejo, y permaneció al frente del periódico hasta 1993, año en el que Jesús Ceberio asumió el puesto tras el Gran Sacrificio. En 2006, Javier Moreno fue nombrado director en la época de la Furiosa Tormenta, que se cobró la vida de miles de becarios, y en 2014 tomó el relevo Antonio Caño “El Brujo”, que ahora morará en el Panteón de Los Silencios.

Gallego-Díaz es la primera en asumir el mando sin ofrecer su primogénito a la Junta de Caballeros de Amber Capital, un gesto de apertura que ha sido bien recibido por los Supervivientes del Tránsito, poco amigos de la liturgia. Sus 350 años de experiencia han merecido la confianza de Los Antiguos, que han cedido a las exigencias de los caballeros de la nueva sangre.