Dirigiéndose al aeropuerto tras hacer la maleta a toda velocidad, el pianista y entusiasta de Madrid James Rhodes se ha despedido de los españoles publicando en Twitter el mensaje “¡Nos vemos en noviembre, pringaos!!” y asegurando que “en Madrid no se puede estar”.

“En cuanto hace calor, el cariño, las sonrisas, la hospitalidad y la generosidad que pensaba que caracterizaban a los españoles se ha transformado en ira y agresividad”, escribía el autor de ‘Instrumental’ en un artículo publicado el pasado fin de semana, cuando Madrid llegó a los 37 grados. “Este país está muy bien, pero en invierno. Estas temperaturas son propias de animales y bestias inhumanas. Ahora mismo me das una croqueta y la vomito entera”, agregaba.

A última hora, fuentes cercanas a James Rhodes han informado de que el escritor ha exclamado “Oh, este es el mejor país del mundo” en cuanto ha aterrizado al Reino Unido y ha comprobado que no había sol y que la temperatura era de 22 grados.