“¡Papá, papá! Quiero irme con mi papá”. Son los gritos desesperados de decenas de niños separados de sus familias en la frontera estadounidense con México por culpa de un enajenado mental de extrema derecha que, amparándose en supuestas frases de la Biblia, mantiene Estados Unidos en vilo encerrando a niños en jaulas.

Se trata del episodio de violencia descontrolada más grave que sacude Estados Unidos en los últimos años, una muestra más de la incapacidad de la sociedad americana de contener a este tipo de enfermos mentales que ponen en jaque periódicamente la convivencia. “Las instituciones están fallando, son incapaces de contener a perturbados como este, con tanto potencial destructivo”, admitía esta mañana en una entrevista para la CNN el psicólogo Adam Cruz. “Cómo no lo vieron venir”, exclama.

“El perfil es siempre parecido: personalidades acomplejadas y llenas de ira que no hallan freno en la realización de sus delirios sádicos”, insiste Cruz, que lamenta que este sociópata, que ha tomado el control del centro de detención de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos, no haya levantado antes las sospechas de las instituciones.