Tras años echándoselo al gintónic, los españoles han declarado esta semana que ya confían más en una rodaja de pepino que en una moneda de euro, según han alertado diversos medios esta semana, citando estudios que ensalzan la hortaliza verde por ser más “fuerte, estable y valiosa” que la moneda europea.

“Muchas personas confían más en algo que se puede comer y que tiene sentido en sí mismo que en el sistema económico basado en monedas de cambio abstractas…”, explica Jeremy Rubin, experto economista. El Pepino PPN (₱) ha empezado a cotizar en el mercado de divisas esta semana y ha logrado superar al euro en menos de cuatro horas.

“Hay gente que acumula mucho activo en bitcoins pero es un valor muy voluble. Ahora mismo, por 100 criptomonedas te dan tres pepinos y veinte pepinillos, lo que es una fortuna”, explica un inversor.

“En la huerta murciana no llegaron a adoptar el euro, así que la economía de esa zona sigue anclada en el intercambio de hortalizas”, señalan los economistas, que valoran que el pepino “a veces se repite”, lo que garantiza su estabilidad frente al euro, cuyo valor se disipa definitivamente tras su uso.

Muchas personas ya han convertido el pepino en moneda de cambio y, de hecho, Hendrick’s, la marca de ginebra, instalará el próximo día 14, Día Mundial del Pepino, unos cajeros automáticos que ofrecen monedas a cambio del vegetal.

Diversos economistas prevén que el BCE iniciará una reconversión de la Zona Euro en “zona pepino” para 2023, abandonando la moneda única definitivamente e inaugurando la nueva era del pepinazo.