La competencia entre las empresas de entrega rápida de comida es cada vez más feroz y todas luchan por diferenciarse de las demás. La última en distanciarse de sus rivales ha sido Deliveroo, que ha anunciado esta semana que permitirá practicar el “bodysushi” encima de sus repartidores, es decir, comer sashimi o sushi directamente de su cuerpo desnudo.

“También se les podrá calentar el torso para asar carne encima y disfrutar de una barbacoa entre amigos”, ha declarado Will Shu, CEO de la compañía. Los empleados tendrán que prestarse a ducharse en casa del cliente si llegan sudados al domicilio y éste se lo solicita.

“Ya no nos viene de aquí”, reconocía esta mañana uno de los “raiders” de la empresa. “De hecho, todo lo que sea poder tumbarse a descansar, aunque sea con comida encima, se agradece”, añade.

Para comunicar su nuevo servicio, Deliveroo ha envuelto hoy a sus repartidores con alga y los ha rellenado de arroz en homenaje al sushi. Muchos de ellos han desfallecido en pleno asfalto por culpa del calor, aunque la empresa admite que “el propio arroz ha amortiguado las caídas”.