Pronto será posible adquirir una vivienda sin salir de tu propia casa. El sector inmobiliario se ha propuesto que cualquiera pueda comprar una propiedad sin pisar el inmueble ni el solar donde se va a construir. Incluso se cree que será posible prescindir de la visita al notario. Pero, por desgracia, comprar una casa ‘online’ nunca será tan fácil como pulsar un solo botón. A continuación te explicamos paso a paso cómo hacerlo de forma fácil, rápida y segura.

1) Lo primero que necesitas es encontrar la casa que quieres comprar: Aprovecha que estás en Internet para entrar en Google Maps y recorrer el mundo en busca de la vivienda de tus sueños.

2) Haz zoom en la casa que has elegido para asegurarte de que no hay nadie dentro.

3) Utiliza Street View para ver qué tal es tu nueva ciudad. El lugar es tan importante como la propia casa, asegúrate de que no hay violencia callejera o muchas colas en los supermercados.

4) Haz un recorrido virtual por tu barrio y empieza a presentarte a tus nuevos vecinos. En el pasado se les invitaba a unos pasteles, pero ahora con buscarlos en Instagram y hacerles un par de ‘likes’ ya es más que suficiente.

5) Utiliza el botón izquierdo del ratón para seleccionar la vivienda con el cursor. Asegúrate de que no dejas atrás ninguna pared maestra y de que tienes suficiente espacio en el jardín.

6) Una vez has seleccionado la vivienda que deseas, haz ‘click’ en el botón derecho de tu ratón y dale a ‘Cortar’ (es muy importante darle a ‘Cortar’ y no a ‘Copiar’ para que no acabe habiendo otra casa igual a la tuya).

7) Pega tu nueva casa en la parte de tu Escritorio que más te guste (Especialmente para las familias con críos, aconsejamos poner de fondo el prado soleado de Windows).

8) Vale, ahora la casa ya es tuya, pero todavía la tienes que pagar.

9) Antes de abonar ninguna cantidad, tienes que hacer una firma digital. Las firmas digitales son uno de los mayores adelantos de los últimos tiempos. Vuelve a Google Maps y busca el hueco vacío que ha dejado tu casa en el planeta Tierra.

10) Una vez localizado, has de coger un bolígrafo los más puntiagudo posible, pues para poder firmar digitalmente tendrás que atravesar la pantalla de tu ordenador o teléfono móvil y estampar tu rúbrica sobre el vacío dejado por tu casa. De esta manera todo el mundo sabrá que la casa que estaba ahí ahora es tuya.

11) Perfecto, ahora que tienes todos los papeles en regla, es el momento de hacer el pago, sin duda la parte más delicada de todo el proceso.

12) Al deshacernos de molestos intermediarios del mundo físico y realizar toda la operación de forma virtual, notarás que no hay un precio establecido para tu vivienda, simplemente tendrás que coger las coordenadas en las que se encontraba tu casa y convertirlas en euros, dólares o la moneda en la que prefieras pagar.

13) Como el sistema todavía está en su fase beta, notarás que la gente solo compra viviendas en la zona en la que el Ecuador converge con el Meridiano de Greenwich. Pero por muy baratas que sean, ¿quién demonios quiere vivir en el golfo de Guinea? (Recuerda el paso 3)

14) Una vez hayas establecido la cantidad de dinero a pagar sumando los números de la latitud más los de la longitud, deberás abonarla a la cuenta de Paypal: [email protected] (ellos se encargarán de todo lo demás).

15) ¡Pues ya está! Ahora lo único que te queda es disfrutar de tu nueva casa. Conviértete a ti mismo en una sucesión de ceros y unos, aprovecha el agujero que hiciste con la punta del bolígrafo en la pantalla de tu ordenador y métete dentro de tu vivienda. Adquirir una vivienda nunca fue tan fácil, rápido y seguro.