“El lunes cojo mi coche para recorrer todos los rincones de la Ruta del Bakalao y escuchar a la militancia”, tuiteó Albert Rivera el pasado viernes, horas después de que prosperara la moción de censura de Pedro Sánchez y éste se hiciera con la presidencia.

“Es el momento de estar cerca de nuestras bases”, ha reiterado el líder de la formación naranja desde el parking de la discoteca Barraca.

El diputado catalán cogió su Fiat Turbo el pasado sábado por la tarde y se plantó en la Comunidad Valenciana “en cero coma”, según sus propias palabras.

Según testigos presenciales, Rivera está pasando todas las madrugadas en la pista de baile, hablando con simpatizantes “y sacando importantes conclusiones sobre lo que necesita España en este momento”. Por las mañanas, una comitiva de Ciudadanos se desplaza a un “after” para presentar su programa electoral.