El presidente de EEUU, Donald Trump, ha recibido hoy a la estrella televisiva Kim Kardashian en el despacho oval de la Casa Blanca para convencerla de que debe abandonar el programa de armamento nuclear de su culo, que convertiría esta parte de su anatomía en el arma más peligrosa del mundo, informa EFE. Según parece, el mandatario ha podido llegar a un acuerdo con Kardashian hace un hora.

Varias imágenes obtenidas por los servicios secretos mostraron hace meses a la mujer luciendo un microtanga que subió la temperatura varios grados y consiguió casi el millón y medio de “likes” en Instagram, haciendo saltar todas las alertas del Departamento de Seguridad Nacional.

Trump alertó la semana pasada a los periodistas durante una reunión con su gabinete de que las curvas de Kardashian eran peligrosas y un asunto que debía abordarse de urgencia “o si no ocurrirá algo, y esperemos que ese no sea el caso”, agregó en aparente referencia a una confrontación militar con el culo.

Los rivales de Kim Kardashian han aplaudido el acuerdo, especialmente la modelo rusa Anastasia Kvitko, que este miércoles ha vuelto a insistir en que, si la celebridad desarrolla un culo atómico, se hará con un arsenal nuclear propio.