Nada más comprobar que la moción de censura presentada por el Partido Socialista iba a salir adelante con el apoyo del PNV, Mariano Rajoy ha comenzado a valorar sus opciones de desempleo y se ha dado cuenta de que, por culpa de su gestión, puede ser despedido sin percibir ningún tipo de indemnización.

El todavía presidente del Gobierno se ha mostrado escandalizado con “la facilidad con la que alguien puede ser despedido en este país”. El aún jefe del Ejecutivo se ha mostrado indignado al conocer que en 2016 se abarató el despido y, al calcular el sueldo que le quedaría después de seis años y medio trabajando en La Moncloa, no ha ocultado su asombro.

A última hora, el líder del Partido Popular también se ha mostrado muy molesto con los precios de los alquileres. Tras asegurar que no se piensa mover de La Moncloa porque “es su casa”, sus asesores ya le han informado de que, debido a su gestión, ahora puede ser desahuciado de forma inmediata.