Con la intención de seguir siendo “presidente en el exilio”, Mariano Rajoy ha huido a Bélgica en las últimas horas antes de que sea cesado por la moción de censura que ha impulsado Pedro Sánchez para “restablecer la legalidad”.

Se preve que Rajoy comparezca esta tarde a las 20:00 desde el hotel en el que se aloja para decir que no reconoce su destitución y que, muy probablemente, formará un gobierno español desde el exilio. “Los presos del Partido Popular y yo mismo somos el gobierno legítimo… los que entran al Parlamento a golpe de ley y por la fuerza no tienen el apoyo de los votos”, ha publicado Rajoy en su cuenta de Twitter.

Desde los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado se barruntaba desde hacía días que el partido en el Gobierno podría huir al extranjero si era finalmente condenado por la trama Gürtel. Algunos familiares directos de Mariano Rajoy y otros ministros han asegurado que, al menos desde primera hora de la mañana, desconocen su paradero actual.

Carles Puigdemont y el rapero Valtonyc podrían acabar coincidiendo con el Gobierno de España en el exilio, lo que sería, según admitía hace unas horas el ex president, “bastante incómodo”. En España, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Juan Carlos Girauta, se ha referido al Partido Popular como “valiente para delinquir, cobarde para asumir las consecuencias”.

Previsiblemente, la autoridad judicial competente emitirá una orden de búsqueda y captura a todas las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

Los diputados del Partido Popular han situado un lazo azul en el escaño vacío de Rajoy en el Congreso y se han comprometido a restituir su “mandato” lo antes posible.