El pasado seis de mayo se celebró el Día de la Madre en España pero a veces tienes una fecha en mente y cuando te das cuenta ya ha pasado y todos tus hermanos han felicitado a tu madre menos tú. Por suerte, todavía estás a tiempo de arreglar las cosas. A continuación te damos unos consejos para saber qué regalar a tu madre con dos semanas de retraso.

Un calendario en el que el Día de la Madre sea el domingo 20

Dile que hace dos semanas, cuando toda la familia se reunió con ella menos tú, en realidad era el Día de la Madre en Estados Unidos. Critica a todos los miembros de la familia que la acompañaron en su día más especial. Intenta alejar a tu madre de ellos, si pierde el contacto con cualquier ser humano que no seas tú y consigues crear una burbuja a su alrededor, jamás descubrirá que te olvidaste de felicitarla.


Un ramo de flores marchitas

Haz creer a tu madre que se las regalaste hace dos semanas y que por eso huelen mal, las hojas se han caído y los tallos están ennegrecidos. Enfádate con ella por dejar que las flores se hayan muerto tan pronto y tíralas a la basura delante de ella. Si se defiende de tus acusaciones, aprovéchate de que se está haciendo mayor para decirle que ahora se olvida de las cosas y que la vas a ingresar en un centro.


Un buen libro que ya haya leído

Cuando te diga que ya lo tiene, dile que claro que lo tiene, que tú se lo regalaste hace dos semanas. Tu madre ya no tiene la cabeza que tenía antes, ahora apenas confía en su memoria, si te esfuerzas puedes ganarle todos los debates sobre sucesos del pasado que te propongas, simplemente tienes que mostrarte muy intransigente con sus argumentos y no dejar que termine las frases.


Entradas para un concierto de la semana pasada

Te serán mucho más baratas de conseguir que si las comprases antes del concierto. Asegúrate de echar la bronca a tu madre por no haber ido y vete enfadado de su casa diciendo que nunca le volverás a regalar nada. Gracias a este regalo, podrás estar años sin comprarle nada, incluso sin tener que hablar con ella.


Convéncela de que ese jersey que lleva se lo regalaste tú hace dos semanas

Lo mejor es usar Photoshop para hacer un montaje en el que se te vea a ti entregándole el jersey. Tu madre ya no ve bien, y menos si le has escondido las gafas. Lo normal es que se limite a asumir su error, agradecer el gesto y huir de ti porque te tiene miedo.


Un vino reserva de dos semanas

Si te acordaste de comprarle el regalo pero luego te olvidaste por completo del Día de la Madre, estás de enhorabuena porque, durante catorce días, esa botella de vino que compraste ha estado madurando en la estantería de tu casa, y ahora estará mucho más buena. Incluso se ha revalorizado. Da igual que el martes pasado la abrieras para acompañar la cena, el oxígeno le dará nuevos matices. Además, cuanto más vacía esté, menos beberá tu madre, que ya está en edad de cuidarse.


Un “flashmob”

Pocas cosas hacen más ilusión que una acción organizada en la que un gran grupo de gente se une para sorprender a alguien. Habla con todos los habitantes del planeta Tierra y convéncelos para actuar al mismo tiempo de tal manera que hagan creer a tu madre que estamos a seis de mayo.