Mientras arrecian las críticas en Podemos contra Pablo Iglesias e Irene Montero con motivo de la compra de un chalé de 600.000 euros, la pareja ha sido sorprendida esta semana refiriéndose a las bases de su propio partido como “esos podemitas”. Ambos han incorporado la expresión en su vocabulario habitual y el propio Iglesias suele referirse a sí mismo como “el coletas”, reconociendo que “el tema de la casa ha puesto a los seguidores del coletas en pie de guerra”.

De hecho, tanto Montero como Iglesias evitan el uso de la palabra chalé y prefieren referirse a la casa que han comprado como “el inmueble del que usted me habla” o “el activo adquirido por el coletas y su novieta en condiciones favorables de financiación”.

Miembros de Podemos no descartan que el distanciamiento respecto a la propia formación sea una estrategia por si las bases del partido deciden que Pablo Iglesias e Irene Montero deben dimitir. “Dimitirían el coletas y la otra, mientras que Pablo Iglesias e Irene Montero seguirían con sus cargos, sin darse por aludidos”, comenta un militante en Vistalegre.

Tanto Iglesias como Montero atribuyen estos rumores “al gusto que tiene la secta de Pablemos por las ‘fake news’ y todo lo que sea liarla en Twitter a base de populismo y demagogia”.