Siguiendo con sus esfuerzos por contener la oleada de crímenes cometidos por músicos y humoristas españoles, la Audiencia Nacional ha ordenado hoy la exhumación de los restos del cómico Pepe Rubianes, fallecido en 2009, para investigar sus chistes. La Fiscalía acusa al actor galaico-catalán de cometer delitos de enaltecimiento del terrorismo, blasfemia e injurias a la Corona.

“Un equipo médico forense analizará a fondo su parte genital para comprobar si realmente la unidad de España se la sudaba por delante y por detrás”, apuntan desde el tribunal. “Realizaremos pruebas de ADN para determinar si llamó gordos maricones que tocan a los niños a los obispos durante una de sus actuaciones”, añaden. También investigarán unas declaraciones en las que insinuaba que Felipe de Borbón se la ‘pelaba’.

“Vamos a revisar todos los chistes que se han hecho desde que hay democracia en España”, anuncia la Fiscalía. No son pocos los jueces que consideran que, desde que se “aflojó la cuerda”, muchos artistas “han interpretado la libertad de expresión de forma demasiado literal” y hay que volver “a poner las cosas en su sitio”.

Si los magistrados consideran que el humorista es culpable de los delitos que se le imputan, sus restos serán enterrados en Soto del Real. Por esa razón, muchos amigos y simpatizantes ya valoran el posible traslado del cuerpo a Bélgica.