DUDAS DE LOS INQUILINOS

¿Cuánto tiempo tiene que pasar desde la firma del alquiler para que pueda vestir ropa informal en casa?

Lo mejor es no precipitarse, sigue poniéndote el traje del día de la firma como mínimo el primer año. Tampoco empieces a dormir en pijama enseguida, dale un tiempo a tu casa para que se acostumbre a la nueva situación de vivir contigo. Evita colocar un cepillo de dientes en el baño para no agobiarla y jamás te pasees desnudo por los pasillos. Al menos durante los primeros dos años.

¿Por qué el comercial que me enseñó el piso todavía no se ha ido de mi casa?

Es normal que durante los primeros meses las inmobiliarias quieran asegurarse de que sabes vivir correctamente en la vivienda que te han alquilado. Trata de ignorar que el comercial está siempre en tu casa y procura no hacer demasiado ruido, pues mañana por la mañana se tiene que levantar muy pronto para enseñar otros pisos.

Llevo viviendo un mes en mi nueva casa, ¿puedo utilizar ya el lavabo?

Un error muy común de la gente que vive de alquiler es creerse que la casa es suya solo por el hecho de abonar una suma de dinero mensual. El baño es una zona muy íntima de la casa, y solo el propietario debería tener acceso a ella. Piensa que en tres años tu contrato expirará y vendrán otras personas a vivir aquí. ¿Te sentirías cómodo sabiendo que antes de vivir en tu casa había gente cagando en ella?

¿Qué pasa si me muero antes de que venza el contrato?

No puedes, el contrato siempre ha de ser cumplido. Si estás planeando morirte en los próximos tres años, lo mejor es que vayas realizando contratos más cortos y los renueves de mes a mes, hasta que los principales síntomas de tu enfermedad se hagan más patentes y te tengas que trasladar al hospital.

¿Qué pasa si el propietario vende su vivienda conmigo dentro?

En este caso pasarás a ser propiedad de los nuevos dueños y tendrás que hacer todo lo que ellos te digan. Piensa que tu presencia en el inmueble ha elevado significativamente su precio de compra, así que debes esforzarte por cumplir sus expectativas y no dejar en mal lugar al propietario que te vendió junto al horno, el microondas y el calentador.

DUDAS DE LOS PROPIETARIOS

¿Es realmente mi obligación reponer el papel higiénico en casa de mi inquilino? ¿Hasta cuándo debo seguir haciéndole las labores del hogar?

Aunque siempre aconsejamos que no se mime excesivamente a los inquilinos, sí es importante hacerse cargo de las principales labores del hogar al menos durante los primeros años. Si una persona vive de alquiler es porque no se sabe desenvolver muy bien en la vida, así que lo mejor es echarle una mano. Procura hacer limpieza los martes y jueves, déjale la comida hecha y móntale los muebles de Ikea. Tampoco estaría de más que le pasaras un poco de dinero de vez en cuando.

¿Cada cuánto he de sacar a pasear a mi inquilino?

Aunque a priori parezca una tarea monótona y aburrida, es muy importante que tu inquilino salga a respirar aire fresco al menos dos veces al día. Asegúrate de que lo llevas bien atado y de que no muerde a ningún vecino, pues lo último que necesitas son problemas con los otros propietarios del edificio. Lleva una bolsa para recoger sus excrementos, pues en el apartado anterior les dijimos a los inquilinos que no pueden cagar dentro de casa.

¿Debo cobrar un suplemento por la presencia maligna que acompaña al nuevo inquilino?

Efectivamente, si tu inquilino ha llegado a tu vivienda huyendo de una presencia maligna en la casa de las afueras que se compró a un precio muy inferior al que marca el mercado, pero ésta le ha seguido porque sus hijas han estado jugando a la ouija de madrugada, debes cobrarle un suplemento y también adaptar el piso a las cámaras del equipo de Cuarto Milenio.

¿Puedo pedir más meses de fianza si ya me los he gastado en el regalo de cumpleaños de Marta?

Prueba a hacerlo, el no ya lo tienes. Hay inquilinos que pagan hasta tres meses por adelantado sin cuestionar nada. Vuestro aniversario está a la vuelta de la esquina, así que vas a necesitar mucho dinero para superar el regalo de cumpleaños. Tus inquilinos y tú ahora sois una familia, y deben contribuir en los regalos de Marta como todos los demás. Ella se lo merece todo.

¿Le puedo alquilar mi vivienda a Rubén?

Aunque no hay ningún impedimento legal, nosotros aconsejamos no hacerlo.