La ciudadanía española ha reaccionado con indignación al ser informada del inminente ingreso en prisión del rapero Valtonyc, condenado por la Audiencia Nacional por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, injurias graves a la Corona y amenazas. Los españoles consideran que se trata de una afrenta inadmisible a la libertad de expresión y están decididos a llenar las calles a modo de protesta en cuanto den con una rima ingeniosa y contundente que esté a la altura de las circunstancias.

“Llevamos días dándole vueltas, y las rimas que nos salen con ‘Borbón’, ‘cabrón’ o ‘hijo de puta’ son infantiles y forzadas, no podemos salir en masa a apoyar a un rapero con lemas bochornosos”, admiten los ciudadanos españoles. “Ni siquiera nos hemos decidido por el color del lazo, están todos pillados”, dicen.

“Necesitamos un rap que diga que no se puede emplear la justicia para silenciar a un rapero inofensivo, ni interpretar el delito de odio, pensado para amparar a colectivos minoritarios o en riesgo, para proteger a la Casa Real, que no requiere que se la proteja de un adolescente. Pero todo esto que acabo de decir no rima y es una mierda que no rime porque a la gente no se le quedará en la cabeza, al día siguiente ya nadie lo recordará y ese chaval seguirá preso”, comenta uno de los ciudadanos que lleva días rompiéndose la cabeza frente al diccionario de sinónimos. “Me sale ‘Borbón, cabrón, libera al campeón’, pero ya sé que con esto no vamos a ninguna parte”, dice. “‘Todo mal, Audiencia Nacional’ no tiene fuerza”, añade.

España lamenta que toda la tradición poética del Siglo de Oro no haya servido para que en un momento como el actual los españoles sepan cómo responder a los abusos de las instituciones que se crearon para proteger sus derechos. Frustrados, muchos ciudadanos se tendrán que conformar con gritar “Cómeme el dónut” frente al televisor de vez en cuando.