El 80% de los españoles actualiza el sistema operativo del ordenador “sin ganas” y porque “se siente culpable”, según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). La mayor parte de los encuestados reconoce que ningún momento les parece bueno para realizar una instalación “fatigosa y que te deja igual, a veces incluso peor que antes”. Casi siempre hay “algo pendiente para fregar en la pila”, o simplemente les da “pereza”.

Según las respuestas recogidas por el CIS, un 30% acaba alegando “cansancio o dolor de cabeza” para posponer la operación, mientras que un 70% opta por mencionar de pasada que “hoy han madrugado mucho”.

Los resultados demuestran también que más de un 50% de los encuestados se ven “obligados” a hacerse los dormidos cuando aparecen las actualizaciones disponibles en pantalla, y algunos reconocen incluso que llevan meses seleccionando “recordar mañana” y que la situación empieza a ser “insostenible”.

En un 90% de los casos, los usuarios terminan actualizando por “quitárselo de encima” y poder “ver una peli tranquilos”.

El informe concluye señalando que gran parte de los españoles piensa en comprar otro ordenador mientras actualiza el propio.