Las pocas escuelas de italiano que hay en España agonizan por la escasez de demanda. Lo confirmaba esta mañana el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS): Dos de cada tres españoles creen que saben hablar italiano a la perfección, de forma natural, aunque no lo hayan estudiado nunca. “Cuache sonno molto fachile lito leto”, asegura Antonio Campanas, un joven de Valladolid convencido de que habla italiano con fluidez y que no entiende qué necesidad puede tener un español de perfeccionar el idioma puesto que el castellano y el italiano comparten la misma raíz latina “y se dice casi todo igual, es il mismo rollo tutto”.

Hablar “prácticamente el mismo idioma” explica que Italia sea el destino europeo favorito de los españoles, por delante de Francia y Noruega. De hecho, el 18% de los turistas que visitan Italia son españoles que acuden a la región “sin nechesitá di recorrire al inglese o cualquier otra lingua porque con el italiano vas che te tiras”, confirma José Garcés, de Madrid. “Cuando arribo a casa, en la intimitá, io parlare el italiano perfectamente, Nescafé Capuccino”, confiesa levantando el brazo derecho haciendo la pinza con la mano, “cosa fundamentale si quieres enfatizare”.

La Agenzia Nazionale del Turismo de Italia admite que los españoles no son conscientes de que las diferencias idiomáticas existen y son mayores de las que ellos perciben. Atribuyen parte de la culpa a las traducciones al castellano de canciones de Nek, Ramazzotti o Pausini. De hecho, el CIS certifica que el 90% de los españoles cree que la frase “Laura no está, Laura se fue, Laura se escapa de mi vida” está en italiano.

“Ramazzotti debe de ser de algún pueblo porque habla abriendo mucho la boca, pero si no fuera por este detalle pasaría por alguien de Cuenca”, explica Garcés. “Tú en Cuenca dices ‘Parla con me, dime qué te pá’ y se te entiende perfectamente”, asegura este madrileño que lleva diez años viviendo entre España e Italia “sin cambiar el idioma ni un piccolo instante”.

Pese a su dominio de la lengua, “indistinguíbile di un natívole”, muchos españoles denuncian que el rechazo a la inmigración hace que numerosas empresas italianas eviten a los aspirantes que vienen de nuestro país. “Alla que saben que prochedes di Madride o Barchelona ti dichen que tu italiano no es perfetto para laborare, les toca la pilila que no seas locali”, protesta Garcés.