Con la llegada del calor se inaugura, un año más, la temporada de funerales de personas mayores. A continuación te damos una serie de consejos para que, incluso en un día tan triste, todas las miradas se posen en ti.

Copia el vestido de la fallecida: Si lo que buscas es que hablen de ti, preséntate al funeral con el mismo traje que lleve la fallecida. Piensa que no se podrá justificar cuando tú digas que lo adquiriste antes.

Haz un Instagram Stories: La pena da muchos ‘likes’ en Instagram. Sácate selfies con el cadáver con cara triste. Aprovecha las nuevas funcionalidades de Instagram y atrévete con un intercambio de caras, o ponle nariz y orejas de cerdito a tu abuela.

Una pequeña dosis de humor: En momentos de tensión siempre se agradece un poquito de comedia. Saca a la ventrílocua que llevas dentro, agarra el brazo de la persona fallecida y haz chistes como si se tratara de una Doña Rogelia gigante.

Lanza el ramo hacia atrás: En las bodas, uno de los momentos álgidos es el lanzamiento del ramo. La tradición dice que quien lo coja será la siguiente persona en casarse. Adáptalo al funeral con una corona de flores y hazle saber a quien lo coja que será el próximo en morir.

Baila el swish swish: Es el baile de moda. Parece sencillo pero no lo es. Si te sitúas detrás del cura y mueves los brazos a gran velocidad dejarás a todos con la boca abierta.

Canta: ¿Qué ven mis ojos? ¿Un micrófono para que los familiares puedan expresarse? ¡Lánzate hacia la fama e interpreta esa versión tan bonita del ‘I Will Always Love You’ de Whitney Houston que solo tú sabes cantar! Quién sabe, quizá entre los invitados haya algún cazador de talentos…

Monta un ‘photocall’: Busca marcas que patrocinen el funeral de tu abuela y haz que todos los invitados se fotografíen delante de un cartel con los logotipos. Esto viste mucho y le da clase a cualquier evento.

Haz ‘networking’: Admítelo: hace siglos que no hablas con tus primos del pueblo. Aunque tú eres de ciudad y eso te hace superior, quién sabe si el primo Vicente, el que se comía su propio pelo, ahora tiene una agencia de comunicación que busca ‘influencers’.