La marca de alimentación animal Purina ha presentado esta semana sus nuevos sacos de pienso con dónuts para los perros policía. Los bollos vienen triturados y mezclados con café americano, similar al que beben los agentes para acompañar a los dulces mientras esperan en el coche patrulla.

El fabricante asegura que este nuevo alimento contiene todo lo necesario para que los perros policía adquieran la complexión característica de sus compañeros humanos, por lo que “después de seis meses consumiendo Purina Ley y Orden, el perro es ya indistinguible de un agente no canino, tanto por su forma de andar como por la panza”.

Algunas comisarías temen que agentes y perros policía se peleen por los sacos de pienso. “Huelen mucho a dónut y ya hemos visto a algún policía metiendo la cabeza en un saco para comer directamente de él, mientras apartaba al perro con el pie”, confiesa un comisario de Oregon, en Estados Unidos.

Purina recomienda a los superiores que conserven los sacos en un lugar fresco, seco y bajo llave y que administren la comida a agentes y canes por separado, en estancias distintas.

La marca de pienso animal ha anunciado también el inminente lanzamiento de un pienso con alcohol para los perros policía que trabajan en las divisiones de homicidios. “Los animales están cansados de tener que arrastrar cada noche a sus compañeros hasta sus casas”, apunta el fabricante. “Debido a su desarrollado oído, tienen que escuchar durante horas sus problemas matrimoniales”, explica.