Mark Zuckerberg, CEO de Facebook, ha rechazado reiteradamente que los usuarios puedan abandonar Facebook sin una previa reforma del algoritmo, “que debería aprobarse en un referéndum pactado entre todos los usuarios y no entre aquellos que pretendan marcharse de la plataforma”, según ha declarado esta mañana en una entrevista donde le han preguntado por la reivindicación histórica de millones de usuarios que quieren irse y no pueden.

“Reconocemos el derecho de autodeterminación, pero es cierto que no está contemplado que un usuario o un grupo de usuarios se vaya sin más, no es una posibilidad que hubiéramos valorado antes”, ha explicado Zuckerberg. Éste defiende que la supuesta ausencia de algunos usuarios “no solo afecta a aquellos que se marchan, sino también a los que se quedan, que dejan de ver sus fotos y de recibir sus Me Gusta”.

“Por ese motivo, esa decisión es algo que debemos tomar entre todos”, dice.

Lo importante, según él, es la soberanía de Facebook. Es decir, de los 2.200 millones de usuarios y no solo de los “cuatro o cinco radicales” que ya no confían en la supremacía de una web que, dice, “siempre ha velado por ellos”.

“Todo se puede hablar, pero una situación así requiere disolver por completo el sistema actual y construir uno nuevo que requeriría una votación vinculante entre todos los miembros”, ha zanjado Zuckerberg.

El empresario también ha reconocido que, en caso de que un usuario logre abandonar la red social, su marcha sería meramente “simbólica” y no efectiva, pues sus datos seguirían perteneciendo a Facebook.