A fin de educarlos en el más absoluto pluralismo ideológico de corte marxista, Irene Montero y Pablo Iglesias, que anunciaron hace dos días que esperan dos bebés, han confirmado hoy que los educarán en corrientes de izquierdas distintas para no determinar en absoluto sus futuras posturas políticas.

“A uno de ellos o ellas lo educaremos en la firme creencia de que el comunismo de partidos es la vía para reformar la sociedad y el otro confiará en la autoorganización de la clase obrera en consejos y asambleas que promuevan acciones espontáneas de lucha”, explicaba Irene Montero, portavoz de Podemos en el Congreso, esta mañana.

“El centralismo leninista del primero se opondrá a la autonomía proletaria luxemburguista del segundo, que considerará que los partidos y sindicatos son en realidad organizaciones contrarrevolucionarias ineficaces y apartadas de la clase obrera”, ha explicado Montero, confiando en que, conforme sus hijos crezcan, se irán oponiendo, por distintas vías, a las estructuras de poder familiar y al capitalismo, que considerarán indignante.

“Llegará un momento en el que nosotros mismos seremos casta, es ley de vida”, han dicho los futuros padres.

Los líderes de Podemos han asegurado que, pese a la educación que darán a sus hijos, serán ellos los que en última instancia desarrollarán su propia identidad de izquierdas y que lo importante es que, como padres, querrán “a ambos soviets” por igual.