La reina Sofía fue atacada este lunes por un oso panda en el Zoo de Madrid cuando intentaba fotografiarse con sus dos crías. La reina emérita, amante de estos animales, se vio sorprendida por una osa adulta que se abalanzaba sobre ella. El plantígrado le mordió en la pierna, momento en el que una de las crías, la mayor, aprovechó para apartar la mano de doña Sofía con violencia.

Un trabajador del parque se encontró a la reina encarándose con la osa mientras un macho de la misma especie intentaba mediar en la situación. El joven le pudo prestar ayuda hasta que llegaron los servicios de emergencia.

“Todo apunta a que la madre osa no quería que Sofía se fotografiara con sus crías, por eso se puso delante de ella”, precisó Guillermo Colmenar, director del parque, tras conocer el desafortunado suceso.

Se cree que la reina emérita podría haberse acercado demasiado y de manera inconsciente a las crías de oso, provocando sin querer el ataque. Los expertos no descartan tampoco que la carga del animal respondiera a un período de celo.

Los cuidadores del zoo han confirmado esta tarde que la osa se encuentra profundamente dolida por la repercusión que ha tenido el incidente. “Son muy buenas amigas, tienen una relación excelente”, explica Colmenar. De hecho, esta misma tarde se ha podido ver a doña Sofía y a la osa sonrientes inaugurando una exposición de arte, como si nada hubiera pasado.