El diario La Razón ha publicado esta mañana una exclusiva que, de confirmarse, pondría en un aprieto al líder de Ciudadanos en Valencia, Toni Cantó. Al parecer, Cantó habría mentido a la ciudadanía al decir que se cayó en la ducha a los quince años y entró en coma. También es falso, según el rotativo, que el político despertara dieciocho años después y volviera a casa de su hermana Carlota. “Ni siquiera tiene una hermana que se llame Carlota”, asegura La Razón.

La investigación daría alas al Partido Popular, que ya exigía a Ciudadanos la dimisión de Cantó antes de destaparse este asunto e insistía en la idea de que el caso Cifuentes es uno más de muchos. “No estamos hablando de un curriculum falsificado, estamos hablando de una vida entera llena de falsedades, es muy grave”, ha declarado el vicesecretario popular, Javier Maroto. “Utilizando una falsa desgracia personal para conmover a los españoles, es una vergüenza”, ha insistido.

El reportaje periodístico efectúa un repaso pormenorizado a la trayectoria vital de Toni Cantó, desmontando una a una las mentiras. “En su biografía oficial se dice que dejó su trabajo de camarero y fue contratado en la empresa de anuncios de un tal Ríchard. Pues bien, esa empresa no existe ni ha existido, no consta en el registro mercantil y tampoco hay testigos que confirmen la existencia de ese Ríchard”, reza el artículo. La pieza revela además que el bar “Casi-ke-No” es también producto de la inventiva del político, y que nadie en Liechtenstein ha podido confirmar la presencia de Cantó, quien afirmó en su día que había realizado un viaje de negocios a este país europeo.

Toni Cantó aún no se ha pronunciado al respecto pero fuentes de Ciudadanos reconocen que, de confirmarse las informaciones, su compañero tendría que dar muchas explicaciones “porque esta no es forma de actuar”.