La motivación de los protagonistas de la segunda temporada de la serie “Westworld” será aspirar la arena de todo el desierto, aunque no desaparecen las tórridas escenas de sexo que plantean profundos dilemas morales sobre los límites del amor, la conciencia y la inteligencia artificial.

Jonathan Nolan, creador de la serie, no ha querido desvelar qué incógnitas se esconden detrás de la irrupción de los nuevos personajes ni cómo interactuarán con los humanos, aunque sí ha adelantado que las aspiradoras buscarán “algún tipo de venganza o compensación por su condición de esclavitud, de la que son conscientes”.

También ha revelado que no descarta introducir como personajes a un grupo de “forajidos cigarrillos electrónicos”.