En el juicio celebrado ayer en el Juzgado de lo Penal número 16 de Madrid, Francisco Nicolás Gómez Iglesias, conocido como el ‘pequeño Nicolás’, ha pedido perdón al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) por las declaraciones que realizó en las que los acusó de espiar de forma ilegal, ha alegado trastorno de la personalidad y ha dimitido como presidente del Gobierno.

El joven considera que la querella en la que la Abogacía del Estado pide que sea condenado por delito de injurias graves a los ejércitos, clases, Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado a pagar 180.000 euros, no es compatible con su cargo en la presidencia del Gobierno. “Es mejor que dé un paso al lado y deje que otra persona me releve en el puesto”, ha declarado a la prensa a la salida de los juzgados.

El ‘pequeño Nicolás’, que sufre un trastorno de la personalidad de carácter narcisista que le afecta de forma moderada, se ha comprometido a abandonar La Moncloa esta misma semana para evitar que sus problemas judiciales salpiquen al resto del Gobierno y desestabilicen el país.

Antes de dar por concluida su intervención, Francisco Nicolás ha mostrado su inclinación por que su sustituto sea Mariano Rajoy Brey, al que define como “un hombre de confianza sin experiencia pero que sin duda puede continuar con mi trabajo de estos últimos siete años al frente del Gobierno”.