“Te has ‘portao’, machote, te debemos una”. Este es el mensaje que el magistrado logroñés José Francisco Cobo ha recibido en su móvil personal tras leer este mediodía la sentencia del caso de La Manada. El remitente era José Ángel Prenda, uno de los cinco acusados de violar a una joven en los Sanfermines de 2016, y a los que finalmente solo se ha condenado por abuso. “Este año aprovechamos un permiso y nos vamos los seis a los Sanfermines”, insistían los condenados en su grupo privado de Whatsapp, con el nombre “La Manada”, y al que el juez ha sido agregado en contra de su voluntad.

Tanto Cobo como su compañero Ricardo González, que pidió incluso la absolución de los miembros del grupo, son considerados “de la familia” por parte de los cinco jóvenes. Los magistrados insisten en distanciarse de ellos sin éxito. “Dices que no quieres pero sí que quieres, que yo lo sé, no seas tímido, anda”, escribía Jesús Escudero en el grupo, haciendo caso omiso a los ruegos de José Francisco Cobo. “No te resistas que tú sabes mejor que nadie que no te tienes que resistir, que es así como va”, añadía “El Prenda” con sorna.

“Estos dos son de los nuestros. Son gente legal”, insisten los condenados, sin ocultar su agradecimiento al sistema judicial.

Finalmente, tanto Cobo como González se han resignado y se han dejado agregar al grupo, con los ojos cerrados para no leer nada “hasta que este infierno se acabe”. Hace unos minutos, uno de los condenados ha cambiado el icono del grupo por una fotografía del juez Cobo.