Tras su viaje de Semana Santa a Ciudad del Cabo, la “influencer” más famosa de España, Aida Domenech, más conocida como Dulceida, se ha mostrado devastada al comprobar las precarias condiciones de vida de los habitantes del sur de África. La bloguera ha decidido donar todos sus “likes” a los más desfavorecidos, “muchos de ellos sin cuenta en Instagram ni nada”.

“La cantidad de ‘likes’ que tenemos nosotros los occidentales en comparación con los que tienen ellos es una exageración”, asegura la modelo y estilista catalana. “Sólo con mis ‘likes’ de Instagram podemos hacer que miles de niños africanos se hagan ‘influencers’”, afirma.

Dulceida es consciente de que “no sirve darles ‘likes’ y luego ya está, hay que enseñarles a generar ‘engagement’ y por lo tanto a escribir ‘hashtags’, aunque no sepan escribir frases enteras, basta con que puedan poner #nofilter #africanbeauty #aquísufriendo o cosas así, que den alcance y provoquen ‘feedback'”, argumenta. “Hay que estar en la conversación”, insiste.

Otra de las carencias que ha impactado a la estrella de Instagram ha sido la dificultad de muchos africanos a la hora de encuadrar bien las fotos. “Por no hablar de los que creen que la foto te roba el alma y todo eso, aunque un poco de razón tienen porque, si el servicio es gratis, eso significa que tú eres el producto”, explica.

Dulceida ha anunciado que también donará algunos comentarios a la ciencia para poder entender mejor al ser humano.