El actor Willy Toledo no ha acudido este miércoles al juzgado de instrucción número 11 de Madrid, que le ha citado para declarar por sus insultos a Dios y a la Virgen María en unos comentarios escritos en Facebook el año pasado. Sin embargo, sí lo ha hecho Dios en calidad de testigo, apareciendo en los juzgados de Plaza de Castilla, en Madrid, tras abrir los cielos y descender a la Tierra en un haz de pura luz y energía. Todos los testigos han perdido la cordura tras contemplar con sus ojos mortales al Verbo mismo.

“El señor Willy Toledo me insultó a mí y a mi madre”, ha dicho con su voz de trueno el Ser Supremo, infundiendo la Verdad con su palabra en la mente del juez, los abogados y los fiscales.

“Yo me cago en dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda. Viva el coño insumiso” se ha oído en la sala. Eran las palabras que escribió en su día el actor español y esta mañana eran pronunciadas de nuevo con su voz gracias a la intervención del Señor, que ha querido que los presentes oyeran la ofensa por boca del propio acusado, pese a su decisión de no comparecer.

Antes de que el juez pudiera decir nada, se ha aparecido también la Virgen María llorando en una escena que ha llevado a todos los presentes a arrodillarse, incluido el magistrado.

A la salida, en la puerta de los juzgados, Jesucristo ha declarado a los medios que, en su humilde opinión, después de todo lo vivido en la sala, “este juicio está ganado”.