¿Quieres sacar una foto pero la reina Letizia se ha colocado delante agitando sus brazos? Lograr el mejor retrato sin que se note la presencia de la reina es lo que distingue a los buenos fotógrafos de los aficionados. Sigue estos consejos para no tener que borrar Letizias con Photoshop.

Ten paciencia, no intentes ser más rápido que la reina, asume que ella siempre va a llegar antes que tú para bloquear el tiro de cámara, así que juega con sus sombras y su posición corporal en favor de tu fotografía.


Adapta los ajustes de la cámara a los cambios de luz provocados por la presencia de doña Letizia delante del paisaje u objeto que quieras inmortalizar.


Asegúrate de no tomar las fotos siempre con la misma perspectiva, puedes cambiar de sitio sin preocuparte porque Letizia se irá moviendo contigo y nunca desaparecerá hasta que guardes tu cámara en tu estuche.


Controla la apertura del diafragma tanto de la cámara como de la reina para que la imagen no salga movida o descuadrada.


Ten en cuenta que, bajo una iluminación de tungsteno, los colores cambiarán hacia el azul para compensar el rojo, pero si la reina viste con colores vivos, el balance de blancos se verá comprometido y tendrás que corregirlo más adelante con un programa informático.


Si Letizia lo permite, usa un ISO más lento, de esta manera tomarás fotografías menos ruidosas, pero ojo, al mismo tiempo te obligará a usar velocidades menores de obturación, lo que, por ejemplo, restringirá tu capacidad para fotografiar sujetos en movimiento como la propia reina.


Usa la regla de los tercios, que dice que el centro de atención de tu escena debe estar sobre las líneas que dividen la foto en tres. No dejes que el horizonte ni la reina Letizia corten la fotografía en dos y le resten calidad a tu trabajo.


Elimina los fondos y el desorden que puedan ser una distracción. Altera las posiciones para evitar que parezca que Letizia Ortiz nace de las cabezas de las personas que están en el fondo. Cambia los ángulos para evitar que el resplandor del cuerpo de la reina se refleje en las ventanas de la calle.


Llena el encuadre con el sujeto. No tengas miedo de acercarte a él por mucho que Letizia te lo intente impedir, ten en cuenta que ella siempre va a estar ahí. Por otro lado, si estás utilizando una cámara digital con varios megapíxeles de más, puedes cortarla después con un programa, aunque has de tener mucho cuidado con la Fiscalía.


Piensa en utilizar un trípode para ti y una silla para que se siente la reina. Al final una foto requiere de mucho tiempo, así que lo mejor es que tanto tú como la persona a la que quieres fotografiar y la reina que intenta evitar que lo hagas estéis lo más cómodos posible.


Relájate en el momento de presionar el botón del obturador, no importa lo enfadada que se muestre Letizia, ella no te hará daño, lo único que hace es su trabajo de obstruir tu fotografía, toma aire y no respires hasta que hayas sacado tu foto.