“Los gases que emite un solo príncipe de Inglaterra, sumados a los recursos naturales que consume, son incompatibles con la vida humana”, ha advertido esta semana un grupo de científicos en una publicación de la revista BioScience y tras el nacimiento del tercer hijo de Kate Middleton y del príncipe Guillermo, el quinto en la línea de sucesión al trono. “El planeta no puede soportar a más príncipes de Inglaterra, estamos jugando con fuego”, afirman los científicos en el artículo.

La comunidad científica ya había alertado en los años noventa del peligro de la proliferación de príncipes de Inglaterra, pero sus alertas cayeron en saco roto y ahora, en 2018, se calcula que el número ha aumentado a quince, entre príncipes y princesas, lo que pone en serio riesgo al planeta. “De seguir con esta progresión de nacimientos, el daño a la biosfera será tan grave que nuestro planeta, nuestro único hogar, será inhabitable para la vida tal y como la conocemos”, lamentan.

Los científicos también se han mostrado preocupados por el creciente número de reyes de España en los últimos años. “En 2013 solo había uno, en 2018 ya hay dos. De continuar esa tendencia, para 2050 serán diez y la Tierra colapsará”, predicen.